De acuerdo con the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), las enfermedades transmitidas mediante alimentos causan un estimado de 76 millones de enfermedades, 325,000 hospitalizaciones, y 5,000 muertes en los Estados Unidos cada año. Desafortunadamente, la intoxicación por alimentos con frecuencia se presenta con síntomas similares a la gripe, como náusea, vómito, y diarrea, y es rechazada como tal. Así que, aunque es verdad que casi cualquier alimento puede contaminarse si se maneja inadecuadamente, podría ser probable que los alimentos que se adquieren o usan después de las fechas de caducidad contengan bacterias de deterioro u otros patógenos que puedan provocar una enfermedad transmitida por alimentos.

¿Desecharlo o no?

Las fechas de caducidad en los alimentos reflejan cuándo comprar o usar un producto en su mejor calidad. Así que, aunque no necesariamente se enfermará por comer alimentos caducos, su frescura y valor nutricional podrían estar disminuidos. Por lo tanto, el truco es saber durante cuánto tiempo es seguro un producto para comerlo después de su fecha de caducidad. Los siguientes consejos podrían ayudar:

La Despensa

Los alimentos de la despensa, o que pueden almacenarse en la alacena (no perecederos), como cereal, mezclas para hornear, podrían mostrar fechas de "mejor consúmase el (o antes del)" Éstas indican la vida útil del producto; le dicen cuando un producto ya no está en su sabor, textura, y apariencia máximos. Usted puede consumir con seguridad la mayoría de estos alimentos después de su fecha de caducidad indicada si han estado almacenados adecuadamente, pero podrían no saber muy bien o ser tan nutritivos. Existen dos categorías principales de alimentos de despensa, no procesados y procesados:

  • Alimentos de despensa no procesados: Éstos incluyen pastas, cereal, mezclas para hornear, frijoles (habas,caraotas) secos, granos, y nueces. Si han estado almacenados sin abrir, estos alimentos que se pueden conservar deberían estar bien para comerlos indefinidamente, a menos que el paquete haya sido dañado. Después de abrir, almacene estos productos en envases herméticos para mantener alejados a los insectos, humedad, y otros olores, y para mantener el sabor.
  • Alimentos de despensa procesados: Éstos se consideran que se pueden almacenar porque han sido tratados con calor (alimentos enlatados), son una fórmula deshidratada (mezclas para pasteles), o tienen contenido reducido de agua (alimentos secos, galletas saladas). La calidad de estos productor debería estar bien hasta que sean abiertos. Pero tenga cuidado con latas que puedan desarrollar grietas en las uniones, protuberancias, o derramar líquido cuando se abran. Estos cambios podrían indicar la presencia de una bacteria llamada Clostridium botulinum, la toxina que provoca botulismo. Si esto sucede, las latas deberían desecharse. También tenga en cuenta que algunos alimentos de despensa procesados deben refrigerarse una vez que los haya abierto.

Para mantener estos productos en su mejor calidad, almacénelos en gabinetes limpios, secos, frescos (por debajo de 29º C / 85ºF,) alejados de la cocina de hornillas o del tubo del refrigerador.

El Refrigerador

Las fechas de "Véndase el (o Deséchese el)" en los alimentos refrigerados como la leche y el pollo le dicen a las tiendas cuánto tiempo mostrar el producto para estar seguro y tomar en cuenta tiempo adicional de almacenamiento en casa. Si es posible, lo mejor es comprar un producto antes de esta fecha.

Las fechas de "Consúmase el" indican el último día recomendado para usar un producto perecedero mientras está en su calidad máxima. Trate de evitar comprar alimentos que ya hayan pasado esta fecha, aunque la mayoría generalmente son seguros para comer. Simplemente revise el producto primero para detectar un olor rancio, una apariencia extraña, o un sabor desagradable.

Ésta es la manera en la que hay que almacenar sus alimentos perecederos:

  • Carne, pescado, y carne de aves: Almacene la carne, pescado, y carne de aves en la parte más fría del refrigerador (generalmente en el cajón "contenedor de carne" o hacia la parte trasera en el fondo del estante), envuelta en papel aluminio, bolsas de plástico a prueba de filtración, o contendores herméticos. La carne de ave fresca, mariscos, y carne molida o picada pueden ser refrigerados durante uno o dos días antes de cocinar. La carne roja fresca, carne de ave cocida, y sobras de carne pueden ser refrigeradas durante tres a cinco días, y los productos procesados de carne (carnes frías) durante tres a siete días. Congele cualquier carne si no la consumirá dentro de estos marcos de tiempo.
  • Huevos: Si usted ha comprado una caja de huevos antes que expire la fecha de caducidad, debería poder consumirlos con seguridad durante tres a cinco semanas después de su caducidad. Los huevos deberían ser almacenados en su caja original en un estante, no en la puerta (donde no es tan frío).
  • Productos lácteos: La leche, queso, yogurt, y mantequilla tienden a echarse a perder rápidamente una vez que han pasado sus fechas de caducidad. Como los huevos, estos productos deben almacenarse en un estante, no en la puerta.
  • Frutas y verduras: Las frutas y verduras crudas podrían durar desde un par de días hasta unas semanas antes de echarse a perder. Para su mejor calidad, almacene la fruta madura en el refrigerador o puede prepararla y después congelarla. Algunas verduras crudas densas como las papas, cebollas, y tomates pueden almacenarse en gabinetes a temperaturas frescas al ambiente. Otros tipos de verdura cruda deberían refrigerarse. Después de cocinar, todas las verduras deben refrigerarse o congelarse en un lapso de dos horas.

Siempre mantenga su refrigerador justo debajo de (4ºC / 40ºF9 . Y no cargue demasiado el refrigerador; esto evita que el aire circule libremente y enfríe a los alimentos de manera uniforme.

El Congelador

De acuerdo con the Food and Drug Administration (FDA), los alimentos congelados son seguros indefinidamente, así que sus fechas de caducidad aplican sólo para la calidad y valor nutricional. Pero, asegúrese de que los productos sean congelados sólidos sin señales de descongelamiento: De otro modo:

  • Si usted planea congelar su alimento, no espere para hacerlo. Congelar de inmediato ayudará a mantener el producto en su calidad máxima.
  • Congele el alimento en su empaque original o empáquelo en bolsas para el congelador o papel aluminio grueso para su máxima frescura.
  • Los alimentos "quemados por congelamiento" generalmente son seguros para comerlos. Corte las porciones quemadas por congelamiento ya sea antes o después de cocinar el alimento.

El Mueble de la Cocina

Los productos de panadería (los cuales deberían tener una fecha de "consúmase el") que contienen crema, carne, verduras, o cubiertas hechas de queso crema, crema batida, o huevos deberían mantenerse refrigerados. Cualquier producto de pan que no contenga estos ingredientes, o los que contienen huevos pero han sido horneados (como los muffins), pueden almacenarse con seguridad a temperatura ambiente. Estos alimentos deberían estar bien durante una semana aproximadamente. Sin embargo, si comienza a ver señales de moho, debe desecharlos.

Qué Hacer Si Sospecha de Una Enfermedad Transmitida por Alimentos

Los alimentos contaminados pueden causar enfermedades en unos minutos o hasta algunos días después de su consumo. Vigile síntomas como fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, vómito, náusea, latidos cardiacos irregulares, o dificultad para respirar. Aunque la mayoría de enfermedades transmitidas por alimentos son de corta duración y no requieren tratamiento médico, otras pueden ser graves o incluso de amenaza para la vida. Si usted sospecha que tiene intoxicación por alimentos, debería hablar con un médico inmediatamente. Esto es especialmente importante para mujeres embarazadas, niños pequeños, personas de la tercera edad, y personas inmuno-comprometidas, quienes son más propensas que otras personas a experimentar enfermedad o complicaciones severas. Además, cualquier incidencia de intoxicación por alimentos sospechada debería ser reportada a su departamento de salud local inmediatamente.

La Conclusión

Independientemente de la fecha en cualquier producto, siempre busque deterioro. Si un alimento huele extraño o le está creciendo algo que cree que no debería estar allí, deséchelo inmediatamente.

La mayoría de los alimentos no sólo son seguros para comer, sino que también son aceptables en términos de sabor, aroma, y apariencia después de la fecha de caducidad impresa en la etiqueta. Al seguir estas indicaciones, usted debería determinar durante cuánto tiempo los alimentos están bien para comerlos.

Descargo de responsabilidad

Comesalud proporciona información científica entendiéndose que el autor no está proporcionando servicios de asesoramiento médico, psicológico o nutricional en este blog, ni persigue ningún fin económico directo o indirecto.

La información suministrada que contiene este blog no debe utilizarse en lugar de una consulta con un médico competente o profesional de la nutrición.

La información suministrada que contiene este blog no cubre todos los usos posibles, acciones, precauciones, efectos secundarios e interacciones. No se debe tomar como consejo médico para problemas individuales. La responsabilidad por las acciones individuales u omisión basada en el contenido de este sitio está expresamente excluida.